Cronica – Roberto Ramirez – Ruta

CRÓNICA - RUTA COMUNERA

antonia santos

“ No tengo miedo…! ¡Viva la Patria! “ Ese era el grito de valor que emitía Antonia Santos en aquella mañana del 28 de Abril de 1819. Caía así una de las líderes más valientes que la historia hubiere conocido bajo las balas inmisericordes de los realistas, a la edad de 37 años. María Antonia Santos Plata nació en el corregimiento de Cicelada jurisdicción de Coromoro (Santander) un 10 de Abril de 1782 siendo la mayor de 10 hermanos. Su legado se vio reflejado en sus descendientes (según la historia y cronistas), en Eduardo Santos Presidente de Colombia en 1938 y Juan Manuel Santos en 2010. Su grito aún resuena en el ámbito comunero y dió inicio a la independencia de los invasores españoles. Ella, junto con Manuela Beltrán se opuso y rebelaron contra la opresión impuesta por el régimen colonial, y, así con estos antecedentes históricos nos reunimos muy tiesos y muy majos en el sitio acostumbrado, una madrugada sabatina de diciembre, 5 por más señas. Allí nos espera con una sonrisa de papá Noel, nuestro guía: Leonidas, quien con su peón de brega: Luis Alberto nuestro conductor estrella y a quien debemos nuestra integridad durante el tránsito, haré una referencia en esta crónica, a Luis Alberto Valbuena, propietario del vehículo 578, boyacense, natural de San Mateo y es con quien repetimos ruta y avatares. Dotado de gran paciencia-digna de Job- acepta con una sonrisa a todos los loquitos que conformamos esta excursión. Así nos dirigimos a la tierra de los “pingos”, de mujeres bellas y cuerpo hermoso, de ojos azules y de un genio ni el “ hijuepuerca”, de hombre recios y de hablar fuerte, son la semblanza de esa tierra, feraz, fértil y…f…uerte! 

salto

Muy puntuales salimos a las 5:00am, a hacer escalas para que diferentes integrantes abordaran. La ruta por Zipaquirá hasta Ubaté se presenta sin inconvenientes (por no mencionar la cerrada que le hizo una flota Boyacá a la entrada de Sutatausa), y al “segundo desayuno” en el restaurante de Manuelito y la Negra; bueno la negra si estaba, Manuelito brilla por su ausencia. Barbosa nos permite hacer lo que en el argot caminante se denomina “parada técnica”, traducido significa ir al baño. También degustar un tinto con galleta decorada, y Leo como siempre nos ofrece “bocadillo veleño extrafino” y nos indica que está elaborado de guayaba roja y blanca con quesillo campesino, toda una delicia! Eso sí, sin registro Invima-el quesillo por supuesto. Luego las poblaciones subsiguientes, Santana, San José de Pare (el cual hicimos caso omiso), pues seguimos de largo, Guepsa entre otros. Brasas Vadeñas en Vado Real nos ofrece la oportunidad de almorzar. Con los dientes duchados, y el chingue puesto, emprendemos la marcha que conduce a las poblaciones de Suaita a quien solo conocimos desde las ventanillas del bus, y San José de Suaita con un destino definido: El Salto de Los Caballero. * Pero, antes de arribar vimos la otrora bonanza y fulgor de dicha población. Los Caballero una familia raizal propuso una fábrica de hilazas de algodón para el progreso de la región, escritores por antonomasia, durante un tiempo la fábrica funcionó hasta que el progreso e importación-léase contrabando de textiles provenientes de China, los quebró y las instalaciones fueron abandonadas. Los vestigios de ello se notan aún en paredes invadidas de plantas, columnas que tercamente se niegan a caer, donde la naturaleza ha invadido, o mejor reclamado su lugar, los predios abandonados aún muestran su antiguo esplendor, por supuesto esto impacta y arruga el corazón. A caminar, un aviso nos indica caída de piedras, y a fé mía que una gigantesca de ellas se presenta a un lado del camino, vaya! Y… el Salto, o cascada, es sencillamente impresionante!

El sonido es atronador ! Describirlo con palabras es muy difícil, por ello anexamos fotos, disfruten la vista. La más osada, la señora Yolanda se atreve a subir hasta un nivel , no sé si el segundo o último, depende desde donde se le mire y camina por detrás de la caída de agua! Una llovizna pertinaz no permite que a Suaita la podamos ver tampoco esta vez-, solo por las ventanillas y vamos rumbo a Oiba, por fin! Oiba que debe su nombre al cacique que gobernaba otrora y que Pedro de Alvarado encontró en esta región.

palamaquera

El sonido es atronador ! Describirlo con palabras es muy difícil, por ello anexamos fotos, disfruten la vista. La más osada, la señora Yolanda se atreve a subir hasta un nivel , no sé si el segundo o último, depende desde donde se le mire y camina por detrás de la caída de agua! Una llovizna pertinaz no permite que a Suaita la podamos ver tampoco esta vez-, solo por las ventanillas y vamos rumbo a Oiba, por fin! Oiba que debe su nombre al cacique que gobernaba otrora y que Pedro de Alvarado encontró en esta región.Pero, antes de continuar, debo hacer mención a los actores y participantes de esta excursión, no sin antes aclarar que los apelativos cariñosos son de mi cosecha y no pretenden ofender a las chicas, así: Francy- “la pequeña”; Clemencia- “la inclemente” ; Marlén Suárez “propietaria de un río”; Matilde ”ternurita” ; Natalia- “la bella durmiente” ( la culicagada del grupo); Silvia ”Silvie” como le llamo; Marlén “la princesa”; Nora “sonrisa bella”, novata en estas lides; Milena nuestra reaccionaria compañera madre de Emmanuel consentido por todos y por supuesto Himilce “nuestro motor” , mujer incansable, denota mucha energía, Teresa “ ojos lindos”; la señora Yolanda, la más osada; Yolanda “la linda” y por supuesto Ceci “la niña sexy” y éste, su narrador de historias y gocetas por vocación. Nos dirigimos, a pie, hasta el hotel Buganvilla regentado por la “faraona” Isis, quien nos recibe con una imponencia militar, por supuesto que como ovejitas sumisas nos dirigimos a descansar, pero antes un refrescante baño y una frugal cena

La faraona es una dominicana esbelta de ojos gris-verdoso, mirada franca y
sonrisa bella, enamorada de un colombiano, está al frente del hotel desde hace poco tiempo y nos acogerá durante estos días. Las instalaciones del hotel fueron durante 25 años de la familia de su esposo y las ha acondicionado para el turismo receptivo. Sus habitaciones pulcras y limpias nos proporcionan el  descanso anhelado.
Diciembre 6.-
Con los buenos días y un opíparo desayuno, Leo nos comenta que hoy es paseo o puebliada como él le llama, así en ese orden de ideas y geográficamente hablando o narrando, ahora sí a la provincia comunera! Guapotá se nos presenta con un puente en construcción, calles empedradas y una construcción al frente del atrio de la iglesia, que no solo daña el entorno, y la vista, al averiguar, resulta ser una batería sanitaria! Vaya planificación urbanística! Sesión de fotos, fotos y más fotos, Leo compra un bulto de mandarinas-él habla mandarín, por eso se entiende perfectamente con ellas. 
Y hacia Confines; con mucha picardía Leo hace que todos vayamos a tomar una panorámica desde el mirador, y… estaba lleno de abrojos, por consiguiente llegamos pletóricos de ellos, tanto que el pantalón de la princesa tuvo que ser removido! Himilce sin miramientos se despojó de ellos también, y Leo… reía.
El pueblo puede ser muy bello, pero nos topamos con una “hermosa” malla verde que ocultaba el entorno del parque y solo pudimos tomar fotos a la
iglesia majestuosa por cierto, buscamos un tinto por todo el pueblo y oh! Sorpresa!, en un pueblo que se precia de cafetero, ni un solo café ! Vaya ironía! Total sin pena ni gloria pasó Confines.
Luego llegamos a Palmas del Socorro, por supuesto pleno de palmas, un parque muy hermoso, con su kiosco central donde…por fin! Un tinto y lo matizamos con salpicón, vaya delicia ! Pero, había que almorzar y lo hicimos en un parador a la orilla de la carretera denominado Buenos Aires, jurisdicción del Socorro, como siempre, la comida abundante, deliciosa, y económica. Con el estómago lleno y con energía renovada vamos a Simacota, frontera con la serranía de los Yariguíes, calles empedradas y muy limpias, con las consabidas fotos, nos dirigimos al Socorro. Ya entrada la tarde-noche, visitamos el casco urbano, lo  más antiguo como la Capilla de Santa Bárbara, el parque José A. Morales-  compositor socorrano y cuyos restos reposan en la casa de la cultura, la catedral se nos presenta imponente, visitamos las arcadas del antiguo capitolio con esa “majestuosidad patibularia”, para usar una frase de Miguel Angel  Asturias en su libro El Señor Presidente. Socorro fue capital de provincia durante mucho tiempo. El alumbrado del parque y de una calle peatonal hacen nuestras delicias, no sin antes admirar la estatua erigida a Antonia Santos enarbolando la bandera. Mi admiración por su valor y por ser mujer, bello ejemplo ! Luego de cenar nos dirigimos a Oiba a descansar luego de una breve tertulia y sesión de chistes. 

Diciembre 7.- El destino hoy es: Guadalupe. Hermoso pueblo, con un súper parque, una súper iglesia y un súper restaurante, todo súper! Visitamos su casa de la cultura y retrocedemos una buena cantidad de años, es un pueblo consagrado a Nuestra Señora de Guadalupe-México. Hay una maqueta de la nueva catedral o santuario.

las gachas

Nos dirigimos en caminata bajo un sol canicular por un sendero a medio construir en algunos tramos hacia la quebrada “Las Gachas”, es un símil de Caño Cristales- bueno eso es lo que escucho. Por supuesto que impresiona, es
una laja que sirve de lecho al cual el agua ha horadado unos círculos
perfectos de todo tamaño donde las chicas se sumergen o mejor nos sumergimos, nos refrescamos, por fin!
Pero, no todo es jauja, lastimosamente nuestra compañera Himilce sufre una
caída y se lesiona un brazo, con pronóstico reservado que confirman en el
hospital como fractura de radio del brazo derecho.
Vaya! Eso sí que nos preocupa, nos cambiamos e iniciamos el retorno, entre
tanto Matilde junto con Silvia, se encargan de cambiarla, colocarle un
cabestrillo y con Leonidas inician el retorno a Guadalupe, al hospital!
El grueso del grupo se dirige al restaurante a almorzar siendo las 3 de la
tarde.
Para este humilde narrador, le sorprende gratamente que una vez más los
sentimientos de solidaridad se hacen presentes; todos nos dirigimos al
hospital, no solo por averiguar el estado de Himilce y su evolución, como
también no dejar solo a Leo, bueno como siempre mamagallistas no lo dejan
dormir, pero todo dentro de lo cordial, ese espíritu me alegra y porque no?
Me conmueve ¡ Vaya grupo tan bonito ¡
Finalmente todo se soluciona alrededor de las 7pm y retornamos con Himilce
a Oiba, su familia viene por ella en la madrugada y luego de comer una super
pizza, nos vamos a descansar.
Con Silvia y Marlen, la princesa, prendemos las velitas en el parque principal
de Oiba !
Diciembre 8.-
Desayunados, limpios, con maletas listas las cuales dejamos en el bus, nos dirigimos de paseo , a la caminata de cierre de jornada ! Vaya cierre !
El salto de agua ” Chaguatá”, se presente con una belleza
inigualable ! Tal vez en algún rincón de nuestro entendimiento podamos descifrar la emoción que nos causa la majestuosidad de una cascada,
cada una muy singular, cada una con belleza propia, cada una
diferente, solo el común denominador: HERMOSURA !

hermosa cascada

Su imagen, su sonido quedan
grabados como siempre; es el premio al esfuerzo de ir en pos de ellas, otra
esencia del espíritu caminante! Las gracias por supuesto a nuestro conductor estrella, a Leonidas por su orientación y guianza y en especial a cada una de las chicas que nos acompañaron en esta búsqueda de los inicios de nuestra independencia, de nuestra libertad.
Excelente experiencia, hasta la próxima.!!
Créditos de las fotos: Teresa, Leonidas, Cecilia.
Ramto.

Deja una respuesta