Cronica – Una Aventura – Roberto Ramirez

CRÓNICA - UNA AVENTURA HACIA LO IGNOTO

By Roberto Ramirez

Todo comienza por el principio, como todo. Luego de una insomne madrugada nos reunimos de nuevo en el sitio acostumbrado a las 5:00 A.M. !!

Protocolo de bioseguridad (término nuevo) y a abordar la van con un destino… hacia lo ignoto y a la aventura, como siempre expectantes y con el buen ánimo. En esta oportunidad la guianza está a cargo de José Luis, quien con una amplia y agradable sonrisa nos dá la bienvenida y pormenores de las actividades a realizar. 

Tomamos la vía a Villavicencio con un destino específico: Lejanías Meta, concretamente a la finca El Diamante donde nos esperan. El “segundo desayuno” es pantagruélico, en el restaurante de los Ojeda Cachacero, vaya apellido tan autóctono!; huevos llaneros compuesto de maíz tierno, carne picada y por supuesto huevos, chocolate, patacón y arepa! Bien alimentados emprendemos el viaje o mejor lo continuamos, visitando o “puebliando“, Acacías, Guamal y San Martin de Tours. 

Allí, en el mes de noviembre y coincidiendo con la fiesta de independencia de Cartagena, celebran las famosas “cuadrillas de San Martín” . 

Por supuesto los conocimientos sobre el tema corren por cuenta de nuestro guía, quien nos indica que las cuadrillas las componen : Galanes; Moros; Cachaceros; Guahibos, quienes hacen una coreografía de varios actos entre los cuales se destacan: El saludo, desafío, oes, caracol, alcancías, culebra y despedida. Cabe anotar que es a caballo. (Esto si la memoria no me falla). 

Esta celebración data desde 1735. El río Humadea se nos presenta con sus balnearios y la exuberante aridez de sus lechos pedregosos, pues todos los ríos llaneros poseen esa característica. 

Luego a orillas del río Ariari y antes de cruzar el puente, otrora orgullo metense, nuestro guía nos refresca con una exquisita patilla. Y de nuevo abordar la van y a admirar la belleza de planicie que a lado y lado presenta los cultivos de yuca, plátano, cítricos cuyas dehesas en grandes extensiones nos muestra la fertilidad de esta tierra feraz. 

Los kilómetros se van disminuyendo hasta arribar a Lejanías cuyo poco poblado parque nos dá la bienvenida y mientras nuestro guía y Carito coordinan el traslado hacia la finca, destino final, procedemos a buscar el almuerzo en un broaster y a la camioneta 4×4 que nos trasladará ahora si, a la aventura. 

Las consentidas del grupo como son, y serán … a la cabina ¡! Los demás con los equipajes atrás en el platón con morrales, vituallas, bastones, frutas y demás. 

El serpenteante camino luego de 45 minutos, bueno eso fue lo que dijeron, la verdad no cronometré, la idea era disfrutar las montañas, el paisaje y finalmente arribamos a la finca El Diamante ! Como siempre a este contador de historia se le dificulta encontrar las palabras, frases y léxico para expresar dibujar o describir la magnificencia del paisaje, la naturaleza, todo lo que nuestros ojos pueden contemplar ¡!! Es una maravilla !! De alguna manera, y con la breve experiencia en viajar y formar parte de este grupo tan selecto en materia caminante y senderismo, siempre la madre tierra nos sorprende.

 La finca posee un mirador para contemplación y un amplio comedor donde nos reunimos antes de asignar las cabañas cuya sencillez, comodidad y limpieza sorprenden ¡, Lorena Serrano una simpática chica nos dá la bienvenida y nos presenta al personal que nos atenderá además de ella: la señora Marleny jefe de cocina, ama y señora de su feudo, su ayudante la señora Amparo, todas muy pizpiretas y maquilladas nos ofrecen-en principiosus sonrisas.

 Les siguen Andrés su hijo y guía, Jairo un mozo fuerte quien nos acompañará en la primera travesía; cabe anotar que la señora Marleny es la esposa de don Ramiro Ospina dueño del feudo. Y a lo que vinimos…! A caminar. 

Desandamos el camino y nos dirigimos no sin cierta dificultad a la finca El Jazmín de propiedad de don Hermensio Lezama a observar uno de los espectáculos más hermosos ¡! El garcero ¡ Cualquier cantidad de esta aves, llegan al atardecer a pernoctar, graznidos por doquier forman una barahúnda increíble ¡! Vemos en cada rama de guadua, dos tres y hasta 4 nidos como si fuera una torre de apartamentos, allí reposan las hembras anidando y posiblemente cuidando los huevos que serán la nueva generación. 

Luego retornamos como a las 6:30 pm, por fortuna Amparito Garcés con su pasito tuntún y la linterna en la frente nos marcaba el camino de regreso. 

Luego de cenar, instalarnos, una reconfortante ducha, fuimos invitados a la fogata de bienvenida, a continuación el relato de don Ramiro Ospina. 

El crepitar de los leños en la fogata servía de música de fondo a su relato, su figura menuda enjuta de por sí, de ojos claros denota su origen: Filadelfia-Caldas. Emprende en el año 1975 la aventura a lomo de mula hacia las montañas del Meta, para ello vendió un jeep Willys y para encontrar el sitio solo su instinto se lo dijo, una vez allí tuvo dificultades con los vecinos, con la guerrilla, con los paramilitares y todos esos actores armados que desestabilizaron nuestro país y la región por décadas, sería redundar sobre ese tema, lo cierto es que lo supo sortear con esa calma que lo caracteriza y hace énfasis en su mejor riqueza, su esposa, sus hijos y como poco a poco hicieron caminos, con balasto, reforestaron los alrededores, y con una orientación marcada hacia el turismo receptivo con su hija Administradora de Empresas, su hijo Andrés y su otro hijo el cual no conocimos además de todos sus colaboradores, así fácilmente dan trabajo a 50 personas !! Asoció 4 fincas que ofrecen diferentes servicios y con los cuales crearon el Ecopark Maravillas del Guejar y a fé mía que lo han logrado ¡! Mi admiración por ese emprendedor de mirada serena y hablar pausado, pero también por su enérgica esposa y por ende a todos los que los rodean y nos atienden. 

Historia de vida y de superación que también nos dejan una enseñanza. Y a descansar luego de degustar los masmelos asados en la fogata. Jueves 19. 

La mañana se nos presente esplendorosa ¡luego del desayuno, iniciamos la caminata a un circuito denominado las maravillas del Guejar y vaya maravillas! Quienes serán nuestro guías Kevin Sotelo y Andrés, el primero bombero voluntario que le arrancó más de un suspiro a las chicas ¡! Mujeres finalmente ¡ Caño Lajón se nos presente imponente ¡vaya una cascada, y una laja… ¡ su extensión en coordenadas x-y ; un pozo donde por supuesto las más osadas se sumergen… Continuamos hacia abajo, vemos el árbol chipo que forma parte de su imagen institucional y Andrés nos ilustra sobre el yopo cuya madera al quemarse le dá a la carne de la mamona-llanera su sabor, todo los días se aprende! Andrés el más osado se lanza por el tobogán natural hasta que la bolsa de plástico se rompe, y ahí para la cosa, ninguno nos atrevemos a seguir su ejemplo puesto se corre el riesgo de romper los pantalones, y mostrar el trasero… hummm no está en los planes ¡!. Por supuesto no falta la sumergida en uno de los charcos, gracias a José Luis pude sortear la mini nadada, eso de no saber manejar el agua, conmigo si se hace realidad de que “loro viejo no aprende a hablar”, y este contador de historias, tampoco aprendió a nadar, jajajajaja. 

Arribamos cruzando el río Guejar con cierta aprensión y sorteando las guijas del lecho cruzamos finalmente, el agua gélida nos insensibiliza los pies, piernas, muslos…, pero hay que ver los “ jacuzzis”, se encajona el agua y su sonido es música…! Continuamos por el sendero por supuesto lodoso y desde un mirador vemos otro espectáculo: La cascada caño Jordán-también conocida como del vómito, será por su forma? En fin, su belleza es sencillamente especial, no sé cuántos metros se desliza por esa pared vertical como un hilo gigante al lecho del río. Cruzamos un puente recién construido y pensado en nosotros se admira el vacío, el río su márgenes, todo y a las piscinas naturales y por ende las “duras” y osadas del grupo se sumergen. Conocemos la planta punta de lanza o manchador, expele una especie de tinta anaranjada y la utilizan para hacer tatuajes en la piel.

 El regreso a la hacienda o finca sin mayores inconvenientes haciendo tránsito por una de las fincas donde el infaltable tinto nos recupera y la esposa del finquero nos lo ofrece con una agradable sonrisa. Ah! Y una cerveza bien fría hace la delicia al paladar, todo por cortesía de Mauricio ¡!! Todo un bacán ¡Gracias! 20 de Noviembre. 

Esto es para recordar, resulta que hay una actividad, mejor aún dos actividades una denominada “rafting” en el cañón propiamente dicho y a mi parecer el evento central. Quienes van? Por supuesto tienen nombre propio; Las dos Amparos, José Luis y Carito, los duros, salen muy de madrugada y nosotros los más conservadores nos quedamos. Por supuesto que José Luis nos dá las indicaciones necesarias y nos instruye debidamente, y nosotros como buen kínder que somos tomamos atenta nota para obedecerlas. 

Tenemos que graduarnos para pasar a preescolar. ¡ Lo que relato es una sucesión de eventos y anécdotas que solo quedarán en nuestras mentes y en esta crónica. Comencemos por los duros. 

Sin inconvenientes y con remo pausado y leve se adentran en el cañón que sin mayores inconvenientes sortearon según las palabras de Amparito Garcés ella con su voz cantante nos los relata con pelos y señales, bueno y algo más, se regresan sin inconvenientes hasta una población Cayatal es su nombre y allí a esperar… y a esperar…y a esperar ¡! Entre tanto nosotros Claudine, Cecilia , Mauricio y este servidor nos dirigimos a conocer la cascada denominada: Maravilla del Amor!.

 Luego de un extenuante ascenso, ¿no saben lo que es iniciar una caminata después de desayunar? pues sí, difícil. El terreno fangoso pleno de hoyos dejados por el ganado vacuno y toruno (vacas y toros), logramos llegar bajo un torrencial aguacero que nos obligó a utilizar los impermeables ( he aprendido a obedecer los instructivos previos) y a vadear la quebrada se dijo, en esta ocasión y por fortuna nos acompañaron Kevin y Andrés.

Llegamos a la cascada que en realidad eran dos, tomamos las consabidas fotos para el recuerdo, porque es lo que queda, recuerdos…! Estando en esa brillante función, pues ya el sol se hacía presente y sin mayores expectativas, ya habíamos cruzado a la orilla frontera cuando de repente, lo impensable ¡!! Hijuemadre un sonido atronador como un avión jet a plena marcha nos alerta y el bombazo de una riada se presenta de improviso, carajo ¡ Andrés que estaba cerca de una de las caídas de agua se alerta y sale de allí disparado como pepa de guama y se reúne con Kevin y Claudine, Mauricio, Cecilia y yo estábamos en la orilla, cuando Kevin a voz de cuello nos dice : “ A la orilla , a la orilla súbanse ¡!!”. Y, ahí fue Troya ¡!, Mauricio sin esperar el desarrollo, salió como alma que lleva el diablo cuesta y monte adentro, en un ataque de pánico impresionante ¡ Nosotros esperamos a que los dos guía trasladaran a Claudine entre sus fuertes brazos, a pesar de la situación tan dramática, se le notaba la felicidad en su rostro, imagínense rescatada por ese par de chicos ¡! Nos reunimos a la orilla, noto preocupación y por supuesto susto en los rostros de todos, yo no puedo decir del mío pues no me podía ver, analizamos la situación con el fondo atronador del agua al deslizarse por la laja, amarilla y rauda.! Consumimos unas frutas, y decidimos ir por Mauro. 

Preocupante pues no responde a nuestros gritos y llamados, llegamos todos, regresamos todos, dicho y hecho! Y comenzamos a subir, y a subir, nos encontramos con un nacedero o manantial de agua, que, oh sorpresa! Forma una mini cascada, no menos ruidosa que las otras ¡.

 Llegamos a un claro o potrero y… nada de Mauricio! Nos preocupa su suerte, continuamos bajando y Kevin se adelanta y con una vista de águila descubre a Mauricio que se había refugiado en una casa abandonada, bastante alejada de nosotros. Pienso que deberíamos usar pito para comunicarnos o bastones de colores brillantes ¡! Jaja qué tal? Al verle pues nos alegró sobremanera pues habíamos pensado que le hubiese pasado algo, que por fortuna no sucedió. Vadeamos una bajada de agua no tan profunda y nos reencontramos por fin ¡!! Con Mauro. 

Continuamos bajando hasta un determinado sitio y nos detuvimos, porque? Porque habíamos llegado al sendero que nos llevaba a la hacienda, casa o finca principal, pero, había que cruzar la quebrada ¡! Kevin bombero por más señas, toma la cuerda y cruzay la ancla a un árbol, Andrés la sostiene, se le coloca el chaleco salvavidas a Mauricio y acompañado de Kevin cruza la quebrada ¡ Le seguimos Cecilia, Roberto Claudine y finalmente Andrés que viene recogiendo la cuerda. Qué sentimos? Temor por supuesto! Una experiencia para capitalizar; debemos cerciorarnos del clima antes de emprender una travesía, no imaginamos que también llovía por la cabecera ¡ Preocupación por la suerte que hubiera corrido Mauricio, una reacción muy humana. 

Para aprender de esta experiencia. Al llegar con el susto aún en los rostros, por fin le arrancamos unas sonrisas a nuestros guías, procedimos a una ducha reconfortante, almorzar, alistar maletas y a tomar la camioneta 4×4 para llegar a Lejanías. Mientras un helado hacía las delicias del paladar, y al bajar los morrales, justo el morral que hacía falta era el de Ceci, vaya ¡! Pues qué hacer? Pues llamar a un moto taxi para que fuera por el morral. 

Regresa el moto taxi y oh sorpresa ¡! No era el morral de Ceci, entonces? De quién es ese morral? Pues de Amparito Garcés ¡que lo había dejado en recepción y que no atinaron a entregarlo cuando partimos. 

Una falta de coordinación y comunicación, Amparito debió haberlo dejado en nuestra custodia y nosotros lo habíamos traído ¡! Paso a seguir, vuelva a la finca ya al regreso… por fin ¡!!! El morral de Ceci. Entretanto los osados de grupo a esperar y a esperar.

 Finalmente nos reunimos y nosotros los varones a mirar adelante..pues las chicas se iban a cambiar de ropa ¡ Posterior lo hizo el único chico, nuestro guía. Ya reunidos, a contar los avatares del día y a iniciar retorno el cual incluye compras de naranjas, piñas, papayas y demás para los mercados que distribuye Mauro, Unos chorizos con arepa pequeña nos sirven de cena y comprar lácteos. El retorno matizado por túneles, viaductos y lluvia en algunos tramos nos trajo de regreso a la altiplanicie y con su concebido frío sabanero arribamos hacia las 10:00pm. 

Una aventura para no olvidar. Hasta la próxima ¡

!! Gracias chicas, gracias guía, gracias a todos. 

RAMTO.

 

Deja una respuesta