Cronica – Risaralda – Roberto

RISARALDA 2021

Por Roberto Ramirez

Latitud Norte 4° 49’ Longitud Oeste 75° 42’ 

Así en fríos números no podríamos saber de qué se trata, pero si miramos con detenimiento el mapa, nos sorprende que es la ubicación de la cuenca del río Otún y su zona de influencia, a donde nos dirigimos, como siempre con los conocimientos y recursos de nuestro guía, compañero de aventuras y guardián: Leonidas Arévalo.

Muy puntuales como niños de preescolar a las 5:10 de la madrugada de aquel 22 de Febrero del 2021, iniciamos la ruta Risaralda con destino al SFFOQ, traducido como Santuario de  Flora y Fauna Otún Quimbaya, regentado por Parques Nacionales de Colombia y operado por la organización Yarumo Blanco asociación comunitaria. 

Integran esta salida Matilde nuestra querida “ternurita”; Marlén la “niña”; Amparito “ricitos de oro”; su hermana Teresa, ”ojitos ”; Yolanda “la niña scout”; Elsa Rubio y su hija Magnolia nuestra bióloga de cabecera, al comando del volante Mauricio Cárdenas “Mauro” y la niña Sexy y por supuesto este gocetas viajero. 

Arribamos al restaurante Boquerón en la salida de Ibagué la capital musical de Colombia, y, allí se nos une Luz Marina, nuestra encantadora de “gafas”. En la entrevista pícara se le formulan las siguientes preguntas: Elsa cuando fue la primera vez… que fue su primer viaje o salida con Viajar y Vivir? Con una sonrisa en los labios al recordar “esa primera vez” menciona que desde hace 20 años.

Grupo Rsiaralda roberto

Su profesión es Contadora en uso de buen retiro y es reiterativa que ella NO ES de Quicasan. 
En cuanto a Elsa Magnolia responde que es Bióloga con especialización en Biomecánica, no quiso responder a su primera vez y solo menciona que hasta donde recuerda, hace 20 años. 
Teresa menciona que ha sido Docente y que desde el año 2011 fue su primera vez. El arribo a la Reserva se hace sin mayores complicaciones, luego de hacer las respectivas pausas del tinto en Café Quindío, almuerzo de $ 5.000,oo en Pereira y aprovisionamiento de agua, frutas y golosinas.
Alvaro Ríos cuya voz cantante se hace sentir junto con Luisa Gallego nos dan la bienvenida, y nos hacen seguir el protocolo estricto de bioseguridad (término nuevo), nos recomiendan el uso permanente del tapabocas, nos muestran un video y nos indican que Angela o Anyela será la persona que nos atenderá en horas de la noche. 

Cenamos y una vez asignadas las habitaciones decimos: Hasta mañana!.
Como en todo evento o salida programada por Viajar y Vivir debe haber una caminata, por supuesto que después del desayuno iríamos a El Cedral en auto y de ahí en adelante sería una caminata, mejor una piedroterapia bañada en agua, todo debido a las lluvias de los días anteriores.
El terreno no muy empinado nos facilita los pasos, y nos deleitamos con el fabuloso espectáculo de la selva andina media; también nostopamos con una hermosa amazona que descendía acompañada de un mocetón a pie; de admirar como un caballo puede avanzar tan rápido por ese camino!.
Luego de 2 horas de ascenso, hacemos un alto para hidratarnos, comer frutas, descansar y decidir regresar, o sea hacia abajo. Disfrutamos a plenitud nuestras botas pantaneras . Escuchar el atronador río Otún que nos acompaña gran parte del recorrido, es toda una melodía agradable; ¡casi que cantamos victoria, hasta que, de improviso, aparecen Amparito y Teresa que, con ese paso arrollador, nos sobrepasan y por supuesto llegan de primeras!
¿Quién les puede quitar esa fortaleza? Nadie.! Sacamos el avío o fiambre y lo degustamos sentados , cansados lo saboreamos y como siesta nos dirigimos a una caminata dentro de la Reserva con nuestro guía local Juan Cardona
”Juancho”, ex docente, músico de profesión y biólogo por pasión, autodidacta aterriza en la reserva para ser guía local a través de la organización Yarumo Blanco, haciendo alusión al árbol emblemático de la región; por supuesto que no todo lo asimilamos pues son muchos y muchos los conocimientos sobre las plantas, la biodiversidad, entre otras alcanzo a recordar que unas plantas Hepífitas , otras parásitas, como la monótropa uniflora es una planta que no hace fotosíntesis y por ello su color rojo, la raíz del ginger y sus frutos que
parecen bulbos a flor de tierra, la matandrea, una especie de jengibre, planta muy agresiva en su reproducción y considerada como planta invasora, de su raíz sacan un té, que sirve como regulador de los nervios.

¡Qué nervios! Son tantos y tantos los conocimientos que posee que se necesitaría por lo menos dos y más meses a su lado para aprender y captar un poquito de sus conocimientos, para que vea!. Y así con el cansancio propio de la edad culminamos ese día !.

A la mañana siguiente partimos hacia lo que considero-otra vez- una maravilla, caminamos a la Cascada de Los Frailes, denominada así porque la roca que recibe el caudal, tiene forma de fraile capuchino. La “resbalosa” de Yolanda por poco deja, además del bastón, su humanidad en una rampa, por fortuna sin consecuencias. 

Las valientes Elsa, Magnolia y Luz Marina se sumergen en sus gélidas aguas; nosotros cual gallinas solo observamos, tomamos fotos, nos hidratamos y reponemos fuerzas para iniciar el regreso. 

Después de almorzar y agradecer a Claudia la chica de la cocina las delicias con las cuales nos obsequió, continuamos hacia Marsella vía Pereira. Visita obligada a la Catedral cuya estructura de madera-comino morado- explicado por Juancho, es una maravilla, su entramado, la configuración, hace que nos maravillemos y nos quitemos el sombrero por aquellos que la construyeron, artesanos, arquitectos e ingenieros de otrora, majestuosa e inmóvil. 

Nos despide a la plaza de los mangos-nombre que con el que se denomina a la plaza o parque de Bolívar, un desnudo con tapabocas amarillo y rodeado de palomas que adornan con sus heces ese monumento o escultura del maestro Arenas Betancur- aquel hijo de Fredonia y que hoy en día identifica a la “querendona, trasnochadora y morena”- La perla del Otún-Pereira en idioma coloquial.

Una invitación por parte de Leonidas a la Lucerna, sitio emblemático de esta ciudad, marca el fin del city tour, y nos encaminamos a la población del “tinto envenenao”; Marsella, locación de filmación de la serie televisiva “ Las hermanitas Calle”. Sin novedad arribamos, – por fortunamuy cerca donde según informaciones fragmentarias de todo orden, un derrumbe taponaba la vía de acceso a dicha población y tenía cierre total!. ¿Haciendo gala de recursos Leo nuestro guía solicita transporte, cuál? ¡Por supuesto el Willys! 

risaralda

Mauro nos entrega morrales, maletines, talegos, bolsas y todo el bagaje, el equipaje y todo lo terminado en “aje”; parecemos desplazados, inmigrantes “venezolanos”, sentados en el piso, esperamos…esperamos…y esperamos! Por fin aparece don Chucho y sus dos escoltas femeninas; en el techo o portamaletas se colocan todos los “aje” y nos acomodamos todos los 15, en un espacio de un metro cuadrado, de pie, sentados, en las rodillas y piernas de alguien, con el toque de aventura, incertidumbre y emoción de que solo a nosotros nos suceda este tipo de eventos.

Todo esto sucede al frente de una casa-palacio de una princesa de no sé cuántos años(¿80?), que nos animó e informó de las últimas noticias. Arribamos al hotel El Carmen de Marsella, indemnes, sonrientes, cansados y hambrientos.

Abandonamos los “ajes” y presurosos nos dirigimos a un asadero a yantar, allí todo es silencio y masticación, al final damos buena cuenta de dos pollos, cerveza, gaseosa, arepas, papas y tal cual picante.
¡A descansar se dijo!, no sin antes dar una ojeada al pueblo nocturno, tomar un café y finalmente a los brazos de Morfeo.
El desayuno pantagruélico, necesario, además, y preparados con todo el atuendo de caminantes, abordamos el Willys que nos traslada a la Reserva de La Noná, llamada así en honor al cacique que habitó la zona.
Vemos a un cien pies de color tierra, otro con anillos y zapatos amarillos, y algunas mariposas muy bonitas, e iniciamos la caminata…!
Junto con nuestro guía local Leonardo Pineda, alcanzamos a contar en el primer ascenso 86 escalones ! Y eso, era tan solo el comienzo.
Vaya caminata! Exhaustos después de 5 horas, lluvia, lodo y una empinadísima escalera arribamos al sitio de encuentro con don Juan Bautista y su Willys UFJ127. 
El almuerzo-cena lo degustamos alrededor de las 4:15pm, retomamos fuerzas y nosdisponíamos a ir a hotel a ducharnos, pero… habían suspendido el servicio de agua!, total nada de ducha, en fin.
Tomar fotos, conocer el pueblo y entrar a la iglesia a conocerla y agradecer por los favores
recibidos fue a lo a continuación hicimos.
¡La visita al cementerio de la población es obligada, de un estilo neogótico nos recibe con toda su magnificencia, en realidad es muy bonito, ojalá los fallecidos pudieran admirarlo! 

 Algunas con Leo visitan la Casa de la Cultura la cual exhibe un ajedrez gigante
en su patio. Bueno, esto lo deduzco por las fotos que nuestras compañeras de
aventura nos comparten. 
Al día siguiente pudimos tomar algunas fotos “mojadas”, embalar los “ajes” en bolsas plásticas y prepararnos a lo incierto, hacia las 9:30 am nos trepamos animosos al jeep Willys y nos dirigimos hacia el derrumbe o tapón de la carretera. Luego de las gestiones de Leonidas con los ingenieros y al ver el
estado de indefensión de las chicas y en consideración a su tierna edad, nos permiten pasar, les agradecemos con nuestras infantiles sonrisas y todo el preescolar con un hurra! Tomamos el camino hacia “La Nube”, así nuestro conductor estrella Mauro denomina a la van. ¡La expectativa por conocer los famosos túneles de la Línea que son 4 en realidad nos pone alertas para tomar fotos y videos de una obra que por fin!, después de 50 y tantos años podemos disfrutar. ¿La obra en sí es monumental y sigue sin terminar, será que algún día la veremos?

Arribamos a Calarcá hacia las 12:15 pm, luego de hacer la pausa del tinto en el parador Café Quindío, luego alrededor de las 3:05 almorzamos en La Gran Vía restaurante en Cajamarca, todo a $15.000,oo cual pregonero paisa en plaza de mercado, luego el tinto delicioso en Típicos y a las 4:15pm dejamos a nuestra compañera de odisea Luz Marina en Ibagué. 

Otra parada técnica en Achiras del Sumapaz; y arribamos sin novedad a una lluviosa Bogotá, y a nuestro destino a las 8:30 pm. 

Gracias a las valientes desplazadas, a su coraje y su apoyo, que sin las cuales no hubiésemos podido superar todos los avatares de ésta, una aventura súper. Gracias a nuestro guía, a su compinche de aventuras: Mauro y a todos, perdón a todas las chicas del preescolar. Créditos de las fotos de nuestras compañeras y nuestras. 

Ramto.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Sofia

    Que lindo Roberto felicitaciones edto es vida. Un abrazo.

Deja una respuesta